viernes, 27 de agosto de 2010

Sado (las fronteras borrosas de lo erótico)

Hay determinadas prácticas sexuales, bastante extendidas, situadas en linderos poco definidos de lo erótico. Algunas pueden considerarse propias del erotismo sano y puro, otras, al menos para mí, dejan de ser aceptables.

Empiezo por decir que es innoble valerse de una posición dominante para satisfacer el apetito carnal, para mí no es nada erótico realizar actos sexuales con quien no los hace por su libre voluntad, comparta o no el placer.

Sadismo es gozar, no siempre un goce venéreo, infligiendo dolor físico o moral. Masoquismo es experimentar placer, no siempre erótico, en el dolor físico o moral.

Como se puede entender fácilmente, mas si se ha leído algo por aquí, el personal de naturaleza gozadora, disfrutona, cachondilla e reidora no es un sufridor, ni se complace en el dolor moral, así que esta faceta del masoquismo queda excluida. Por el mismo motivo también la correspondiente faceta sádica.

El sado-maso físico se sirve a medida, en varios grados, algunos conozco totalmente inofensivos y placenteros, otros hay degradantes y otros verdaderas salvajadas. Todo esto combinado con juegos fetichistas.

A mi gusto y entender, no son eróticos los juegos de dominio violento y humillación, ni aquellos en los que se causen deliberadamente daños físicos serios, por mucho que sean consentidos.

Todos aquellos que, sin causar daños, lleven implícita una penitencia por pecados de la infancia o rememoren castigos o males sufridos en la niñez como única vía para alcanzar el orgasmo tampoco son de mi agrado, quedan más allá de la frontera de lo erótico.

El bondage, la sujeción, a menudo con los ojos vendados, es un antiquísimo juego erótico, inocuo y divertido si no va más allá. La persona atada está a merced de la otra, sin saber que le va a pasar. Lo único que le pasa es que le hace cosquillas donde y cuando menos se lo espera, le chupa, le pajea y se suele acabar follando. Luego se pueden cambiar los papeles. Nada malo.

Aquí se pueden situar esos juegos en los que se anula algún sentido, para estimular otros. Resulta sorprendente cuando se vendan los ojos y se tapan los oídos como se intensifican las sensaciones del olfato, tan importantes para algunas mujeres, del gusto, estimulado en todo el abanico del dulce al salado o del tacto, jugando con presiones, texturas y temperaturas. Del pellizco en al roce con la lengua, del hielo donde antes se funde al chocolate caliente donde menos te lo esperas, las posibilidades son enormes, la imaginación es el límite y el placer el objetivo.

Recordando siempre que la estética de la cadena y los grilletes puede ser excitante, pero las cadenas son muy duras y con unas esposas se puede hacer mucho, mucho daño. Con las cuerdas pasa igual que con las correas, están muy bien para la foto, pero luego son ásperas. Mejor todo forrado de terciopelo o utilizar pañuelos de suave seda que también inmovilizan. *

Ciertos dolores leves que se funden con una sensación placentera, un pellizco en el pezón en el momento del orgasmo, el pinchazo quemante del capullo cuando atraviesa la barrera del ano, una dentellada cariñosa en el clítoris, son definitivamente eróticos, no son sado.

Hay personas a quienes se les pone la pepita o el nabo de punta con solo ver el látigo o la fusta (yo prefiero esta) e imploran que les azoten. Si solo es un juego está bien, aunque se lleven un fustazo que será suave y cariñoso, si les pone a cien bienvenido sea. Pero si quieren que se les flagele de verdad y el otro lo complace, para mí eso no es erótico.

¿Y para ustedes, donde está el sado? ¿Donde las fronteras de lo erótico?


*Practicar siempre con gente de confianza, hay mucha loca suelta y puede uno acabar hecho chuletas...

26 comentarios:

Fiebre dijo...

Pues te voy a contestar aunque un poco "sui géneris".

No tengo unas fronteras de "lo erótico" fuera del compañero que me toque en ese momento. Porque aparte de los gustos particulares todo depende del partenaire que te gastes.

Totalmente contigo de acuerdo en el tema de las vejaciones y el dolor, y más aún con las vejaciones morales...que ya se sabe que a veces el alma duele más que el cuerpo.
Pero mientras hay mujeres que los pellizcos fuertes en los pezones les molestan (por poner un ejemplo) dada su anatomía.a mí me ponen como a una moto. Y los pellizcos en otro lao, a lo mejor hacen que te muerda un ojo.

A mí me viene un amante (aunque sea la caña de España) con esas boutades, y se lleva una patá en los güitos que lo recojen en Antequera.

Pero lo demás es un Universo a explorar, y te pongo un ejemplo (aunque yo no hablo estrictamente de sexo).
Amante X, bastante bueno. Después de numerosos (y gozosos) encuentros le hablé (con tono sugerente y como "novedad") simplemente de lo que a MI me gustaría...pero ni siquiera lo planteé para mí.
Suelo ser bastante prudente.

Así que con mis mejores galas, vestidito negro de "dormir" (o sea, medio desnuda), y cenita y ambiente íntimo le comenté que lo iba a esposar a la cama, vendarle los ojos y "que no se iba a olvidar de esa noche"..si no era esa expresión era alguna similar.
La contestación fue que a EL no lo ataba ni dios, un hombre nunca perdía el control, que en qué estaba pensando y que la vista era TODO. Y lo de las esposas es que estaba enferma.

Me jodió tanto que ipsofactamente lo mandé a chorrarla. Y fíjate que bobada...no por el tema sexual (que admito que haya gente que no le gusten cosas), sino por el tema emocional:
Una persona que no confía en ti a esas alturas de conocimiento, una persona que no quiere saber lo bien que la vas a tratar porque la aprecias, alguien que se "encierra" en absurdeces y me mira como a una perra en celo no la quiero en mi vida.
LA segunda parte, claro está, es que tuve que cambiar de dirección...resultó el "macho varas" ser un acosador.

En fin, me he salido del tema, hoy me has pillado blanda...que sí, que tu entrada me ha gustado mucho, y que hay que aprender en compañía y aceptación mútua.
La teoría me la sé de rechupete.

Pero yo ya no me meto en camisas de once varas a no ser que confíe MUCHO en alguien.

libel dijo...

Para jugar primero hay que tener cierta confianza en el compañero,no me dejaria yo atar por cualquiera,que luego te puedes llevar alguna sorpresa desagradable y hay mucho loco suelto...y estoy de acuerdo en lo del pañuelo de seda,muchisimo mejor que las correas,donde va a parar...

Merce dijo...

Yo pienso (creo que ya lo dije aquí en una ocasión) que en sexo todo lo que sea consentido es válido. Para mí.
Que a una le digan que es una zorra en medio del fregao no tiene por qué ser humillante. Ahora dicho en otro contexto pues para partir la cara. Si a un tío le gusta que le pongan a cuatro patas y le den hasta ponerle el culo colorado pues bien está si la persona que lo hace también lo disfruta. Seguramente fuera de el contexto sexual sean una pareja normal...

Otra cosa es que haya ciertas cosas que podamos entender. Yo de alguna manera asocio un cierto dolor con placer, vamos que hay algunas cosas que me ponen... Pero en cambio no entiendo que a alguien le guste que le azoten hasta hacerle sangre. Pero claro, tampoco entiendo que haya gente que pague por pasar sus vacaciones en un apartamento en una playa (sitios con arena, con agua salada, niños dando por culing, sol, mogollón de personal en todos lados... )y resulta que todos los veranos se alquilan muchísimos apartamentos que se llenan de familias que pasan allí 15 días e incluso un mes entero y lo dicho pagan por ello. ¡¡Increíble para mí!!!

Yo creo que lo erótico no tiene fronteras: eso sí, insisto: con consentimiento.

Besos.

Babilonio dijo...

Fiebre, ese amante no merecía la pena ni siquiera tal nombre. No le des mas vueltas.
Estos territorios se exploran con gente de confianza, ya lo digo en no ta al pié.
Todos tenemos fronteras, lo que no siempre las tenemos es exploradas.
Un beso

Babilonio dijo...

Libel, ya lo digo bien claro, solo con gente de confianza, que puede acabar uno hecho chuletas.
Un saludo

Babilonio dijo...

Merce, todo lo consentido podrá ser válido (discrepo, no todo) pero desde luego no erótico.
Bajo mi punto de vista, hay muchas personas que mezclan con el sexo y con lo erótico muchas frustraciones e influencias insanas.
Lo del contexto es importante, coinicdo contigo en que los pellizcos en el pezón que cita Fiebre, por ejemplo, serán en plena faena, con la excitación del momento, en frio no creo que fueran placenteros.
El dolor y el placer tiene lugares comunes, puntos de encuentro.
Como ya he dicho todos tenemos fronteras, lo que no siempre las tenemos es exploradas.
Un beso.

Merce dijo...

Yo si lo considero erotismo y voy a ver si consigo explicarme sin liarme.

El erotismo es arte. No todo el arte es bonito, o mejor dicho, no todas las manifestaciones artísticas gustan a todos por igual, (lo de bonito o feo es subjetivo). Por ejemplo, no sé si conoces a Damien Hirst. Es el artista vivo mejor pagado, se le considera uno de los principales artistas británicos. Entre sus obras se encuentran animales en formol (vacas, cebras, ovejas, un tiburón) tiene también animales diseccionados además de otros tipos de esculturas. A mí excepto un par de ellas (que yo haya visto) el resto me parecen cosas horripilantes, pero no deja de ser arte. Otro ejemplo, ahora que se ha estado hablando tanto de los toros, hay quien piensa que una corrida de toros es arte y hay quien piensa que es una aberración. La taxidermia es una arte (para mi gusto no hay nada más desagradable).
Incluso hay quien ve arte en un partido de fútbol (ejem) :P

Trasladado al erotismo. Esas estéticas y prácticas (y me repito: siempre consentidas) son arte, al fin y al cabo excitan los sentidos de quienes las practican. Y eso es lo que busca toda manifestación artística: excitar los sentidos.

Si quieres aquí podrás encontrar algo sobre la obra de Hirst.

Un beso. :-)

Daeddalus dijo...

Yo soy muy simple, al menos en teoría (o probablemente sólo en la teoría), todo lo que sea consentido y de mutuo acuerdo es aceptable. Los límites éticos o morales, cuál es el umbral del dolor físico o emocional, etc... debe ser pactado, consensuado y hablado. No problem.

Claro que del dicho al hecho, como dicen en mi pueblo, hay un trecho.

La historia de Fiebre me suena, yo también pasé por algo parecido, aunque mi caso la torpeza fue exclusivamente mía, por lanzarme demasiado rápido a una piscina sin pararme a comprobar la temperatura del agua.

Y por otro lado, o al menos a mí así me ocurre, los límites van variando en función de la persona con la que esté. No es lo mismo con uno que con otro. Un hombre te puede provocar unas ganas locas de que te amarre a su cama, otro que te llame todo tipo de "lindezas" y con otro en cambio le das al exhibicionismo, por poner unos cuantos ejemplos tontos. Personalmente creo que las fronteras las voy marcando a medida que camino.

Tesa dijo...

En un juego sado-maso, para que haya un sádico, tiene que haber un masoquista.
Este tipo de sesiones se realizan consensuadas. Cada uno adopta su rol y se suelen establecer desde el principio unos límites en las prácticas que no se traspasan. Digamos que es una especie de contrato no escrito -a veces sí- que rige en la relación dominante-sumiso.

Yo creo que en el sexo todo vale siempre que se practique entre personas mayores de edad y voluntariamente.

Eria.. dijo...

Creo que las palabras, el lenguaje, nos limita demasiado. Dejemos de etiquetar y disfrutemos cada uno de lo que mas le excite y dejemos que lo haga el de al aldo. Y no es por mostrar el plumero pero si las plumas hacen cosquillas, el mango hace daño. Y nunca he soportado la cosquillas. ¿Alguien diría que las cosquillas es sado?

Babilonio dijo...

Merce, es un placer siempre leer tus comentarios tan bien argumentados.

En efecto, no todo arte es bonito, todo lo relativo al gusto y a lo erótico y al sexo es muy subjetivo.
Damien Hirst, en mi opinion no es un artista, solo un provocador, su arte no excita los sentidos, solo escandaliza a una panda de snobs.
Hay prácitcas de sado que, y no hablo de oidas precisamente, subjetivismos y gustos aparte, deben ser tratadas con el código penal en la mano.
El consentimiento no valida ni justifica nada, los terroristas suicidas dan su consentimiento, los suicidios colectivos son consentidos y la mayoria de los casos de maltrato domestico también..
Ya lo he dicho las fronteras existen, pero muy pocos las exploran.
Pero esto es solo mi opinion, no tiene poque ser verdad.
Un beso

Babilonio dijo...

Dae, la teoría es una cosa y la práctica es otra.
Como ya he dicho, no todo lo "consentido" es lícito, ni mucho menos erótico.
Decía un profesor mio que para gustos colores, aunque haya gustos que merezcan palos.

Coincido contigo en que cada persona te provoca cosas diferentes y no se puede hacer de todo con todo el mundo, es mas no apetece.
Si, las fronteras se crean mientras se exploran.
Un beso

Babilonio dijo...

Tesa, que civilizado suena, se consensuan las sesiones, se pacta todo...pero asi no tiene gracia, si ya sabes todo lo que va a pasar no tien gracia.
Recuerda aquello de que un masoquista le decía aun sádico "pegáme" y el sádico le decía "no", asi no tiene gracia.
Un beso

Fiebre dijo...

¡Hombre! En algo estamos de acuerdo ¡por fin! tú y yo.

En que leer los comentarios de Merce, al margen de la idea que exponga, es un auténtico placer en este mundo bloguer de ¡qué bonita entrada has escrito! etc etc.

Es un lujo leer los argumentos de esta mujer.

Uy, ¿no me estaré volviendo algo bollo?

Babilonio dijo...

Eria, en eso estamos de acuerdo, mejor disfrutar que buscar palabras.
Las cosquillas pueden ser sado bizarro....no quiero contar intimidades ajenas jajajaa
pero tu creéme.
Besos

Babilonio dijo...

Rubia, Merce escribe muy bien, debe ser una mujer inteligente e interesante, yo que tu no la dejaba escapar.
Un beso

Merce dijo...

Valeeeeeeeeeeeee
¿dónde está la cámara oculta?

Blog A dijo...

Después de leer a Merce ya no se que decir, voy a parecer una paleta que hace el misionero. jajaj
Es que no tengo ni idea, yo no quiero que me hagan daño fisico, a veces me joden hasta la cosquillas, pero me gusta lo del pañuelo y que me muerdan los pezones.
Como dicen por aquí consensuado todo vale, pero tampoco lo tengo tan claro, algunas cosas me parecen un poco fuertes pero apelando al refranero, al que por gusto muere hasta la muerte le sabe.

Alís dijo...

Es un tema muy subjetivo, en el que uno puede considerar arte lo que para otro es aberración.
Por mi parte, cada cual es libre de hacer lo que quiera si es respetando la voluntad de quien le acompaña.
Particularmente, mi límite está en el dolor, físico o moral. Hay prácticas muy básicas a las que puedo llegar a negarme si falta la delicadeza adecuada (aunque admito que ocurre por una experiencia del pasado que me gustaría borrar si pudiera) y atreverme con otras que los demás podrían considerar demasiado osadas. Lo que sí he comprobado es que según quién sea mi amante mis límites varían. Supongo que influye lo que hablabas en el post anterior, del arte de quien está contigo y cuánto inspira esa persona a la propia creatividad.

Besos

Babilonio dijo...

BlogA, entre mas o menos normal o al menos gozadora de lo erótico no hay problema, no hace falta casi ni pactar nada, solo hay peligro de morirse de gusto.
Pero hya mucho tarado suelto, mas delo que parece.
Mujer, el misionero lo hacemos todos jeje y mas cosas claro, a disfrutar de esos pezones y ese pañuelo y todo lo que se te ocurra.
Besos

Babilonio dijo...

Alis, si que es muy subjetivo, cada uno es libre de hacer lo que quiera, yo solo quería expresar que algunas cosas que se practican, de mutuo acuerdo inclsuo, no son para mi nada eróticas.
El sexo y el erotismo son interactivos, el principio de acción reacción se cumple y no todos somos iguales, cada persona nos provoca reacciones, anhelos y deseos diferentes.
Siento lo de tu mala experiencia, solo puedo decirte que procures no dejar que te persiga y te marque mas.
Besos

Mer dijo...

Hola, he llegado a este blog hace un par de días. Ya me lo he leído entero y me gusta, así que, si me das tu permiso, Babilonio, me quedo por aquí.

En cuanto a la temática de este post, yo estoy de acuerdo contigo. Creo que entre adultos, con el consentimiento de ambos y sin dañar a terceras personas, puede valer todo o casi todo. Y digo esto porque como tú, creo que cada uno es libre de vivir su sexualidad como le parezca si la otra persona implicada está de acuerdo, pero hay cosas que, definitivamente y sin lugar a dudas, a mí no me parecen nada excitantes, ni eróticas ni placenteras.

Y cambiando de tema, he visto que pones que todas las fotos del blog las has hecho tú. Pues me despierta la curiosidad si para hacerlas has recurrido a modelos o si son reales de tus experiencias (al menos hasta cierto punto). Lo digo porque son unas fotos preciosas, muy bien hechas y muy sugerentes y porque las modelos femeninas realmente parecen chicas más o menos jóvenes porque tienen unos cuerpos perfectos: pechos perfectos en tamaño, forma, firmeza y posición; glúteos, muslos y caderas sin el más mínimo rastro de celulitis ni estrías, y carnes firmes y prietas... Todas ellas características que la mayoría de mujeres (especialmente las que pasamos de los 35) no reunimos aún a pesar de que algunas estemos muy bien para nuestra edad (según nos dicen ellos, más que nada) y aparentemos incluso bastantes años menos de los que realmente tenemos.

Y a mis 37 primaveras y a raíz de lo que he dicho en el párrafo anterior, me planteo si es que para muchos hombres las mujeres de mi edad hemos dejado de ser atractivas porque a sus ojos solamente son bellos los cuerpos de mujeres de menos de 32-33 años.

En fin, si quieres, puedes responder a mis reflexiones y dudas: como autor del blog en lo que a las fotos se refiere, y como hombre en cuanto al atractivo de mujeres que ya tenemos una edad. Y, si no te apetece, pues nada. Yo igualmente me quedaré por aquí.

Un beso

Mer dijo...

Por cierto, se me olvidaba comentar que, en la foto en la que el agua de la ducha corre y cae hacia abajo sobre los glúteos de la chica que está de espaldas al observador y en primer plano en la foto, lo que se puede intuir del cuerpo del modelo masculino que está detrás de la chica y de frente a ella también promete ser un buen cuerpo masculino. Si ese eres tú, enhorabuena.

Un beso

Babilonio dijo...

Bienvenida Mer, pasa, ponte cómoda y tomate algo.

Cada uno tiene sus gustos y aunque suele decirse que sobre gustos no hay nada escrito hay gustos que merecen palos, incluso hay a quien le gusta que se los den. Allá ellos.

Las fotos, si solo subo fotos mias, a veces ocurre que no escribo un post hasta que no he hecho la foto adecuada, es complicado. No, no son de modelos profesionales, son de alguna que otra amiga que sufre al pesado este con la cámara todo el día jeje. Para ser sincero solo la última, un collage, es de una modelo, de una sesión de fotografía erótica a la que asistí.
Y por cierto, ninguna es menor de 35 años. Soy de los que piensan que hacer fotos a una modelo de cuerpo perfecto es muy fácil, hacerselas a una mujer normal te obliga a ser creativo y procurar que transmita algo la imagen.

En cuanto a lo demás, creo que ya escribí algo sobre las mujeres de 40 en el otro blog. A esa edad las mujeres tienen una madurez, en el sentido de plenitud que las hace especialmente atractivas. Las jóvenes solo tienen cuerpo, algunos buscamos algo mas.

Un beso

Mer dijo...

Pues solamente te puedo decir que enhorabuena porque las fotos son preciosas. Y, como tú dices, si no son modelos jovencitas de cuerpos perfectos, aún tienes más merito porque la que más y la que menos tenemos algún defectillo que tiene mucho mérito conseguir disimular hasta hacerlo imperceptible en la foto.

Eres muy bueno con la cámara, Babilonio!!

Besos

Babilonio dijo...

Gracias Mer, es una afición gratificante, solo soy un aficionado.
No se trata de disimular defectos si no de mostrar virtudes.
Un beso.