miércoles, 15 de diciembre de 2010

WOUUUUUUU

El titulo no es mas que una pequeña broma y una gran excusa para hablar de lo que se oye en una noche de gozo erótico. Apasionados arrullos obscenos, ardientes voces de animo casi ininteligibles, ¡mas… mas.. así.. así..!, lamentos y jadeos que puntúan el goce a lo largo del encuentro y mas aun los aullidos y mugidos del estertor de la pequeña muerte, todo un lenguaje para expresar lo que se siente, estimularse, unir la comunicación no verbal tráfico de sensaciones que fluye cuerpo a cuerpo. No hay que acallarlos, es bueno rugir tu placer a pleno pulmón. Además es bueno proferir los ayes con vigor pues la energía se concentra al contraer los músculos del abdomen, lo mismo que los karatekas en el momento de dar un golpe.

Las mujeres suelen ser mas expresivas y sonoras. Algunos hombres, sobre todo jóvenes no expresan emoción; supongo que hacerlo en sitios clandestinos o poco íntimos acostumbra a reprimir el ruido.

En el encuentro entre dos consumados amantes consumados siempre se oye el glu-glu de una mamada, el cloc-cloc de los sexos batidos, el seco chac-chac del culo penetrado, el plas-plas del golpeteo de los cuerpos y los azotitos en el culo, el rac-rac del roce de las sabanas, una música sacra que sumada a jadeos y suspiros, eleva la temperatura y embellece el trajín de los cuerpos.

wouu

Y mientras escribía esto y me daba cuenta de que hoy tampoco iba a ir el gimnasio, me he puesto a pensar en la cantidad de ruido que hacemos los hombres en el gimnasio. Soplidos, resoplidos y “fuuuus” y “ahhhhh”. Las mujeres en cambio hacen sus ejercicios inspirando y expirando sin hacer apenas ruido. Pero en la cama es al revés. A no ser que nos de por decir guarradas, pero eso es otra cosa, los hombres solemos estar mas casados del orgasmo. Mientras que en la cama, las mujeres gritan y gimen y jadean y aúllan sin la menor inhibición.

¿Podéis explicarme por qué?

Yo creo que tiene relación con las diferentes expectativas de cada género y con el temor a no dar la talla. Los hombres lo fingen mas a menudo en el gimnasio y las mujeres lo fingen mas a menudo en la cama.

17 comentarios:

Fiebre dijo...

El final es apoteósico. No me lo esperaba. Y cierto. Hay muchas más mujeres que fingen en la cama, pero no estoy de acuerdo en que sea con aullidos o gritos.

Precisamente las más timoratas, que no se atreven a decir a un amante poco ducho házmelo así o asá ( eso deduzco de mis charlas con compañeras casadas), o yo misma sin ir más lejos muy jovencita y casi inexperta,fingimos, pero mucho más comedidas y controladas. Creo yo.
Lo de los ruidos sin complejos llega cuando te da igual ocho que ochenta.
A ver si se pasa alguna parroquiana que finja como una ´pofesional´ y nos ilustra juas.

Por cierto, ahora que lo pienso, eso de que los hombres son más callados..mmm...a mi, excepto el legítimo, me deben haber tocado los más ruidosos del mundo mundial.
Es que eso del abdomen cuando se descubre es la caña
:)

Por diossss, con lo que a mí me ponen los glub, los clocs, los olores y los sudores y Palop que juega a las 9...no sé si podré resistir esta noche sin ducha.

Besos ruidosos.

MAMEN dijo...

a mi me ha tocado algun soso que no decia ni mu y eso aburre hasta el desastre; si me gusta se me nota en lo oral, vocal, manual, gestual y con todo mi vocabulario y el volumen que merezca cada sesion y cada emparejamiento.

espero que la gente, ellos y ellas sepan aprovechar la alegria de esos ratos.

fingir? quiza con el ex-legitimo...por aquello de no saber que era el sexo( fue el primero para todo).... despues fingir .... solo para salir del paso rapidito y no llamarlo nunca mas.... pero si me gusta nunca se deberia fingir...

pero hay maestros y maestras supongo, espero que lo lleven bien.

yo era mas de arconada, la señora arconada la teia dibujada en una diana......

besitos navideños.

CAOS dijo...

Uy! yo no sé fingir, y la verdad, depende del día pero...si es verdad que somos bastante más ruidositas...ahora, no todas hacemos los mismos ruidos, eso ya lo he comprobado por mi misma, ;P (shhhhh) Unas dicen, "uh, uh, uh", otras "ay, ay, ay, ahí, que te digo que ahí" y algunas te sueltan todo el repertorio ese de "no pares, más, ahhhh, dame!"

Yo, soy ruidosa, lo confieso, y siempre lo advierto...por si alguno/a se asusta.

Los hombres, me han tocado de todos los tipos, desde el silencioso que se muerde el labio y sólo habla para decir "ya voy" hasta el que te dice y te proclama reina del universo...con gritos de todas las vocales incluidos.

Besos, me encanta este blog, que lo sepas.

Tesa dijo...

Los quejidos del gimnasio se deben al esfuerzo; y los tíos, levantáis muchísimo más peso que nosotras. No sólo proporcionalmente, sino que forzáis más el ejercicio.
Nosotras, con hacer las repeticiones que nos digan con el peso justito, vamos sobradas.

La expresividad en la cama sigue la misma constante que luego en nuestra forma de expresarnos. Las mujeres somos más jaleosas y a veces, exageradamente expresivas, cambiamos más el tono según el ánimo y lo que estamos contando...
¿No has visto cuando nos encontramos las amigas, incluso en plena calle, y para celebrar el encuentro o cualquier novedad nos abrazamos y nos ponemos a dar saltitos entre risas?

Babilonio dijo...

Fiebre, los finales es que tienen que ser apoteósicos para que sean finales como debe ser jajaja

Babilonio dijo...

MAMEN, de todo hay en la vida, pero con lo de Arconada te has superado jajaja
Un beso.

Babilonio dijo...

CAOS ¿Que no sabes fingir? ¿Has probado? Una vez una me dijo que eso venía de serie con el cromosoma femenino, pero hay mucha mentirosa suelta, lo se jajaja

Si alguno se asusta de que seas ruidosa peor para el, pero búscate otra por si acaso.

Me encanta que te encante este blog.
Besos

Babilonio dijo...

Tesa, puede que tengas razón con lo del ejercicio, pero en la cama no se, ahí es que no hay repeticiones marcadas ni peso justito...creo jeje.

Un beso

Alís dijo...

Yo no haría distinciones de género, pero sí tengo claro por qué gimo más en la cama que en el gimnasio: porque el placer es mucho mayor, ¡dónde va a parar! De hecho, en el gimnasio no siento el más mínimo placer. Es ahí donde tengo que fingir.
Y no sé si es un tema de género. De mujeres, sólo me conozco a mí, pero de los hombres con que he estado no recuerdo a dos iguales. Tampoco en cuanto a los sonidos. Ni siquiera a esos que tan bien representas en tu post. El cómo suenan los cuerpos cambia según con quien estés.

Besos

Babilonio dijo...

Alís, cada uno es diferente en efecto, las mujeres también por supuesto.
En cuanto a lo de menos placer en el gimnasio si lo he de juzgar por los bufidos se podría decir que algunos hombres gozan mas moviendo hierros que carnes jajaja
Un beso

Alís dijo...

De lo que estoy segura, aunque sin ánimo de generalizar, es que algunos hombres ponen más esmero en mover bien los hierros que en mover bien las carnes.
Allá ellos ¿no?

Besos

Babilonio dijo...

Sin duda Alís, ellos se lo pierden y por desgracia tienes mucha razón jeje

Sin ánimo de polémicas también las hay que si se esmeraran la mitad que en la clase de pilates (o de GAP o de Body Pump) se sorprenderían muy agradablemente ( y sus parejas ni te cuento jajaja)

Besos

Alís dijo...

Estoy totalmente de acuerdo contigo. Deberían juntarse esos hombres y esas mujeres, aunque seguramente juntos se aburrirán mucho en la cama.
Hablando de mujeres que no se esmeran, tengo una amiga que (cuenta ella) cuando hacía el amor con su pareja pensaba en qué iba a ponerse al otro día o qué recados tenía pendientes.
¡Ay, cuántas oportunidades de pasarlo muy bien perdidas!

Más besos

Alís dijo...

Cuando digo tengo una amiga es de verdad una amiga. No me refiero a mí y utilizo esa coletilla para disimular. Tengo muchos defectos, pero siempre puse todo mi empeño en disfrutar del sexo. Principalmente, por la cuenta que me traía.

Babilonio dijo...

JAJAJÁ Muy bueno Alís, nunca pensé que fueras tu, lo que me llamó la atención fue el tiempo pasado. ¿Ya no hace el amor con su pareja? jeje.
Se arrepentirá cuando se de cuenta de lo que e ha perdido, pero lo peor es que seguro que se quejaba de que no sentía nada; puede que incluso se sorprendiera cuando la pareja se le fuera con "esa golfa" jajaja

Un beso.

Alís dijo...

Hablo en pasado porque eso me lo contaba cuando estaba con un novio que, dicho sea de paso, era de lo más desaborido. No creo que fuera muy bueno (el típico machista egoísta que busca autosatisfacerse).
Ella luego se casó con otro. Al parecer en invierno sólo bajaba un poco el pantalón del pijama para hacerlo (deduzco que su vida sexual no mejoró mucho).
Insistía en que era frígida. Yo me cansé de decirle que se equivocaba eligiendo a los hombres. De hecho, está recién separada. Espero que conozca a alguien que le descubra todo el tiempo que perdió. No podrá recuperarlo, pero al menos podrá gozar a partir de ahora. Lo espero por su bien.

Babilonio dijo...

Pobrecita, es una pena, lo cierto es que una buena selección de personal es muy importante (soy jefe, deformación profesional jeje). Hay quien se lo toma a coña, pero si pusiésemos en ello, la selección, mas interés luego lo tendríamos mas fácil.
Nadie le va a descubrir nada si ella no pone interés interés y ganas en ello.
Le deseo suerte a ella, a ti un beso.