lunes, 29 de septiembre de 2008

Lujo y Lujuria

Lujo y lujuria son primos hermanos y como tales van juntos de la mano y se arriman siempre que pueden, pero no confundir lujo con gran disponibilidad económica, si bien con dinero todo es mas fácil. Lujo no es tanto abundancia de medios como saber sacar el máximo partido de los que haya, muchos o pocos para vivir muy bien. Muchos ricos viven muy mal, aunque no lo sepan y nos cueste creerlo.

A pocos banqueros les interesa el erotismo, en cambio Casanova no era ningún potentado y quien esto escribe, no es ni remotamente rico, pero se ha dado alguna vuelta por el paraíso.

Lujo, no es necesariamente ostentación de riqueza. El lujo ostentoso puede ser muy erótico, para quien alardea y para quien lo contempla, pero es fácil caer en la escenografía hortera con que Hollywood nos castiga regularmente. El lujo al que me refiero es mas intimo y menos caro, una inclinación del ánimo hacia la finura y la delectación de la belleza y la calidad, esa elegancia de espíritu que discierne entre lo bueno y lo costoso, que hace que te ofenda lo cutre y te impide regodearte en lo chabacano y lo ordinario.

Casi todos tenemos que trabajar para ganarnos la vida (algunos afortunados no, pero no es mi caso) vivir para trabajar es una perversión indigna del sistema.
El lujo es la gran diferencia entre lo necesario y lo superfluo. Saciar el hambre es una necesidad, la gastronomía es un lujo (y un símbolo de miles de años de evolución..); cubrirse del frío, de la lluvia, del sol, taparse las vergüenzas, es una necesidad, la moda es un lujo (y cultura). La necesidad imperiosa se resuelve con un casquete; elevar el apetito carnal a arte erótico es un lujo, porque es superfluo.

Sin engañarse, el cultivo de lo superfluo, los grandes viajes, la buena mesa, la buena cama, la elegancia en el vestido y en la casa, en definitiva, ser hedonista, sibarita y epicúreo, cuesta dinero. Y a los que no nos sobra, la mayoría (Briatore, no va por ti campeón…) nos obliga a renunciar a otras cosas. Al fin y al cabo, vivir es ejercer una serie continua de opciones.

Es posible llevar vida de millonario sin serlo, pero no voy a decir como. Esa es otra ciencia u otro arte.

6 comentarios:

GusanitoDeSeda dijo...

¿Lujo? ¡Tú sí eres un verdadero LUJO! Y de superfluo e innecesario, nada de nada... Aysssssss... (pedazo suspiro)

Esperanza dijo...

Este post, ha estado excelente ojitos lindos, y muy verdadero.

Un besito, nada que agregar eres completito.

Rembrandt dijo...

Soy bastante nueva en esto ya que mi sitio tiene solo un mes , me falta mucho todavía y sigo aprendiendo.
En este camino , miro , veo , observo otros lugares y me detengo cuando veo cosas que me interesan como tu blog -excelente-
Felicitaciones!!!!

Babilonio dijo...

Gracias gusanito, tu si que sabes....

Babilonio dijo...

Esperanza, me alegro de que te guste, pero siempre se puede completar un poquito mas, inconformista que es uno.

Babilonio dijo...

Bienvenida Rembrandt a este territorio cachondillo y gozoso, me gusta tu blog, pero me gustaría ver cosas tuyas.
Un beso