jueves, 26 de abril de 2012

BONDAGE

grilletes

¿Por qué a algunas personas les atrae el juego de ser atadas?- preguntas mientras dejas la copa sobre la cómoda.

Te lo explico con un ejemplo- respondo cogiéndote las dos manos y juntándolas a tu espalda al tiempo que con la otra mano saco las esposas. Mientras te engrilleto las muñecas, voy susurrándote al oído.

- Ahora estás en mi poder-te digo, saco un pañuelo y te vendo los ojos-guarda silencio o tendré amordazarte, lo que sería una complicación innecesaria.

Me acerco a tu espalda, aparto el pelo liberando tu cuello que recorro a besos largos, húmedos, cansinos, con un brazo te sujeto con fuerza por la cintura y con la otra te acaricio las tetas.

- A algunas personas les atrae el juego de ser atadas-digo sin dejar de acariciarte- porque es una la liberación de inhibiciones y responsabilidades, en alguna medida confían las llaves del juego erótico a la otra persona, ahora soy yo quien marca las pautas. La sensación de dejarse llevar, de despreocupado abandono erótico- sigo susurrando y bajando una mano entre tus piernas- es para muchas personas altamente gratificante en el plano sexual.

Sujetándote con fuerza y empujándote con suavidad te hago subir las rodillas a la cama, te doblo por la cintura hasta hundir tu cara en el colchón para construir con tu cuerpo un trípode que te deja rendida, abierta, expuesta. Me arrodillo agarrándote por las caderas para enfrentar mi cara a tu valle, acerco mi lengua al interior de tus muslos, atrapo con mi boca tu labios y por ellos me deslizo saboreando humedades.

- A otras personas les atraen también las sensaciones físicas: la presión de la cuerda o los grilletes, la imposibilidad de moverse - sigo susurrando y sigo lamiendo hacia arriba hasta entretenerme en un largo beso, no por negro menos cariñoso - el roce o incluso la abrasión producida por la cuerda al desplazarse sobre la piel.

Guardo un silencio obligado, mi boca entretenida entre tus labios, me tiro debajo de ti hocicando en tu vientre buscando la guinda del pastel que saboreo con mi cara empapada con tu néctar.

Recupero mi verticalidad mientras te observo húmeda, excitada, tan rendida como deseosa. Subo a la cama te incorporo y te impongo una mordaza de carne que llena tu boca, sujetándote, uso tu garganta a mi merced para dame placer.

- El placer obtenido por la adrenalina que genera el peligro simbólico- susurro sin dejar de usarte - atrae a muchas personas - ahora es un movimiento corto de mi punta en tu boca que succiona - igualmente la sensación de impotencia cuando se hacen intentos por liberarse; a algunas personas les agrada realizar estos intentos mientras son estimuladas sexualmente por la persona activa.

Salgo de tu boca y te retorno a la posición de trípode, te agarro con una mano de las caderas y con la otra me guio para rozarte los labios con mi punta mezclando tu saliva con tus jugos. Entro en ti despacio, como cogiendo el sitio, para salir lento y entrar de nuevo de golpe arrancándote un pequeño grito. Inicio con tu cuerpo un movimiento armónico simple que hace que entre y salga de ti al ritmo y fuerza de mi voluntad, capricho o deseo.

- A la persona activa le gusta el juego de atar - digo sin dejar de golpearte contra mi - por el estímulo que genera tener la total responsabilidad sobre el placer sexual del compañero o compañera - mi voz ya entrecortada al notar cómo te corres- el placer creativo y estético unido a la visión del cuerpo humano atado como una singular obra de arte.

Continúo golpeando tus caderas con ansia, cada vez más fuerte, cada vez más rápido hasta que con un grito derramo dentro de ti el resto de la explicación. Recupero apenas el aliento y con voz ronca te pregunto:

- ¿Te ha quedado claro?

- Y si no, siempre puedes volver a repetírmelo- ronroneas picarona.

7 comentarios:

♥ Ana ♥ dijo...

Vaya, vaya, vaya...
Ya era hora de que volvieras por aquí. Buen regreso por cierto.
Derramar dentro de ella el resto de la explicación ha sido de lo más instructivo.

Besos

Aliena dijo...

Qué sexy!!!!
A mí me ha quedado clarísimo, oiga ;)

Buen relato...un beso.

pseudosocióloga dijo...

Real.

Babilonio dijo...

♥ Ana ♥ y volver, volver....si que era hora is, me alegro de que te guste. Yo es que soy un instructor excelente (certificado).

Besos

Babilonio dijo...

Aliena, me alegra haberme explicado bien.

Gracias, un beso.

Babilonio dijo...

pseudosocióloga, como la vida misma, ya te digo.

Pio dijo...

Ooh! No tenía conocimiento de estos relatos. Mmm muy interesante y muy sexy