lunes, 17 de enero de 2011

X (Porno)

No hay acuerdo sobre donde acaba el erotismo y donde empieza la pornografía. El “porno blando” o soft core, suele ser sexo simulado, nada de pollas tiesas. Si hay nabos duros y polvos (penetraciones) reales entonces se le llama hard core (que sería algo así como centro duro), esto ya no es tan aceptado, hay quien también considera porno duro a algunas escenas lésbicas incluso a fotografías de Mappeltorpe, que solo sugieren, eso si escandalosamente.

Como he dicho no hay acuerdo, no se porqué una escena real ofende mas que una simulada y eso que en el porno duro, aunque haya picha tiesa y leche derramándose, los actores fingen lo que se les pide. Por escrito es mas difícil fingir, por eso toda narración explicita es hard core, puede que hasta este blog jeje.

Yo lo tengo claro, la diferencia está en el buen gusto, si me excita y es de buen gusto es erotismo; si es de mal gusto, pornografía. Y como el gusto es personal y subjetivo, que cada uno decida que es porno y que es erotismo.

El porno en general está hecho para hombres, para un público de mal gusto al que desde luego no le excitan las mismas cosas que a las mujeres; suele representar mitos machistas y es feo. Si las mujeres rechazan casi todo el porno no es por una cuestión estética, a muchos hombres tampoco les gusta. El buen porno lo disfrutan los dos. En mi opinión el mejor porno es el que hace uno mismo delante del espejo o la cámara o el que produce con el teclado y el lápiz, excita hacerlo y contemplarlo luego y no hay trampa. Tener porno a mano viene bien en noche de fiesta, crea un ambiente propicio y es un estimulo nada desdeñable.

Todo esto es muy subjetivo, cada uno lo ve desde su personal y respetable punto de vista, pero para mi, resistirse por prejuicios a ver un libro o una película porno es absurdo. Negar que te ha excitado si lo ha hecho, mas absurdo todavía.

Considerar obsceno cualquier desnudo o cualquier representación de actos sexuales es por desgracia muy frecuente y está muy lejos una actitud sana en cuanto al disfrute del sexo. Como negarte a que te fotografíen desnudo o en situaciones “comprometidas o escabrosas”, con lo excitante que es luego verte. Muy excitante es tener una colección de buen porno bien escogido, sublime si eres tu protagonista.

Y esto se iba a quedar aquí, pero como he lanzado la idea de protagonizar tu propio porno, no me resisto a dejar unos brevísimos apuntes sobre el tema.

Hacer tu propia película porno, por muy casera que sea, requiere un poco de preparación, algo mas de puesta en escena que el mero encuentro sexual. Pensar en lo que se va a hacer, preparar el escenario y la cámara, todo esto puede ser excitante, pero puede distraer también. Además, sPorno1i bien el primer paso es conectar la cámara frente a la cama y meterse en faena, después los resultados te indican que hay mas, mucho mas. Un poco mas de luz, y donde ponerla, ¿donde poner la cámara? ¿desde donde se verá mejor? Lo siguiente es darse cuenta de que hay que parar de vez de vez en cuando, para cambiar la cámara de sitio o para no salirse del plano o para tomar planos cercanos, detalles. Las posturas en las que mas gozas, no son las que mejor dan en pantalla, sobre todo si no tienes un físico privilegiado jeje

Son muchas cosas, que hay que estudiar, puede ser muy divertido y sobre todo, no hay nada tan excitante como verte provocando un orgasmo autentico.

Para terminar, todo esto hay que tomárselo con mucha calma y mucho humor, disfruta de todo el proceso, no hay que pedirle a tu compañera las “performances” de algunas estrellas del porno, puede ser hasta peligroso. Por supuesto, y para evitar desilusiones, tampoco esperar que tu mozo sea Nacho Vidal, (y no me refiero al tamaño) que hasta en esto del porno las comparaciones son odiosas, o no.

6 comentarios:

Fiebre dijo...

Gran conclusión: (SIC)"Que cada uno decida qué es porno y qué es erotismo".

En líneas generales estás, o a mí me lo parece, muy atinado.

La estética visual varía mucho de hombres a mujeres, aunque hay tantos gustos como ´personas humanas habemos´.

Por poner un ejemplo te diría que he visto algunas escenas de gang bang absolutamente erotizantes, (quizá el que las dirigiera una mujer tuvo algo que ver), otras las fulmino si aparecen, me resultan a veces hasta desagradables.

El tan manido Rocco Sigfredi no me dice nada. Maneras bruscas innecesarias, escenas cercanas a la humillación...
Quizá a alguna otra lectora tuya le parezca sublime. Por mi que se dedique a vender biblias (me pondría lo mismo, o sea nada).

Nadie es capaz de trazar la frontera entre lo erótico y lo porno porque tiene tantas líneas como amantes del disfrute.
Bueno, luego está la gente para la que TODO es porno, pero esa creo que no lee este blog.

En cuanto a lo del porno casero, supongo que es como hacer "realidad" alguna fantasía. Normalmente no sale como quieres...pero con confianza, ganas y voluntad, si no te erotizas al menos te ríes un rato.

Y la risa también es una base fantástica para la cama. O yo lo veo así.

Te vas superando por post, lo-se-pas.

Ana María dijo...

Para mí es una pura cuestión de matices, de gustos, de límites individuales que, además, varían y fluctúan a lo largo del tiempo. Todo depende, al fin, de aquello que reconoces y sientes como 'tuyo', de aquello que te produce un escalofrío por dentro al contemplarlo. O al practicarlo. Hace años me hubieran horrorizado _con toda seguridad y por una pura cuestión de prejuicios_ determinadas prácticas (léase, por poner un ejemplo, el sexo anal) que hoy me placen hasta el extremo. Lo cual es, sencillamente, evolucionar, abrirse a la experiencia y, por supuesto, disfrutar con ella. Y por cierto... Soy mujer y me encanta la rudeza de Rocco. No es verdad que las féminas, por definición, amemos el 'porno soft', que a mis ojos resulta más mentira que cualquier proeza sexual 'hardcore' en pantalla. Aprovecho, por si acaso, para recomendar el visionado de 'The Fashionistas', una de las cintas porno imprescindibles a la hora de quitarse telarañas mentales ;-)))
Besos y feliz sexo.

Babilonio dijo...

Fiebre, muy de acuerdo contigo, a cada uno le gusta lo que le gusta jeje

Hacer porno casero puede ser muy divertido, sobre todo si el fin es pasarlo bien y echarse unas risas haciéndolo y viéndolo después.

Un beso

Babilonio dijo...

Ana Maria, muy cierto, no somos los mismos ni tenemos los mismos gustos a lo largo de nuestra vida, es un proceso lógico de maduración.
Tampoco me sorprende que te guste Rocco, a muchas les gusta.
Tomo nota de la sugerencia, la buscaré.
Lo importante es disfrutar.
Besos

Mer dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Himalia dijo...

touché..

;)